jueves, 24 de septiembre de 2009

Perdido en el mar

Últimamente he notado que ando algo perdido. Vamos, lo normal entre un adolescente pre-universitario con tiempo libre y licencia de pobre.

Hace tiempo que dejé de inventar esas historias de grandes héroes que mueren por lo que ellos mismos son; héroes. Se van acabando las sonrisas apolilladas al cobijo de esta vieja pantalla, que como yo, no tira con su alma. He cobijado mis desvelos entre polvo y promesas, pero no puedo hacer nada más. No ahora. No donde estoy.

¿Dónde estoy? Por lugares oscuros, sin duda. Por esos lugares a los que crees que nunca vas a llegar, el final de la puta escalera en donde ya no puedes seguir subiendo. Ahora a llegado el momento de echarle huevos a la vida y tirarme de cabeza a este mar de incertidumbre donde las ideas pesan y si te dejas arrastrar, te ahogarán.

Antes de eso, no olvides respirar. Yo, ya lo he hecho.

1 comentario:

Dulcamara dijo...

te recuerdo que eres pre-pobre...y que todos andamos igual de perdidos, sin excepcion